La insólita anécdota de Ubaldo Fillol con Ángel Labruna

Ubaldo Matildo Fillol se desempeñó como portero en River en la década de los 70 y parte de los 80. Es considerado uno de los mejores arqueros de Argentina y del fútbol. Fillol, contó una insólita anécdota con Ángel Labruna, cuando apenas fue comprado por el Millo.

“Soy el arquero que tiene el récord de penales atajados en el fútbol argentino y también tengo la marca de mayor cantidad de penales atajados en un sólo torneo. Lo cierto es que cuando River me compra de Racing, venía con la fama de ser un arquero ataja-penales. Un día el entrenador (Ángel Labruna en esa época) me llamó y de manera irónica me preguntó: ‘Venga, Fillol. Me contaron que usted ataja muchos penales. ¿Es así?’. Yo le dije que sí y preguntó nuevamente. ‘Usted serían tan amable de permitirle que le patee cinco penales?'”.

Lée también Enzo Francescoli, analizó el mercado de pases en River

“Yo me negué al principio con miedo a que se lastimara. ‘Bueno, hagamos algo. Si usted me ataja uno, le doy un premio. Es más Fillol, voy a ser generoso. Si usted me adivina a qué palo va tan sólo uno, haga de cuenta que me lo atajó'”, comenzó relatando en su libro ‘El Pato'”.

Y continuando con la historia, agregó: “Me quedé mudo. Tanto su mirada como su forma de expresarse eran las de un hombre totalmente determinado, incluso, a pesar del tono irónico con el que me había desafiado. Fuimos al arco que mira al Río de la Plata, donde todavía no se había construido la actual platea Sívori alta. Labruna tenía unas zapatillas ‘Flecha’ de lona que venían con cordones”.

“Yo estaba vestido como todo un jugador profesional antes de arrancar la práctica, con ropa deportiva, guantes y botines. Angelito pateó los cinco penales. No le atajé ni uno. Tampoco pude adivinar un sólo palo. ¡No podía creerlo! Pocas veces vi en mi vida a un futbolista pegarle al balón con semejante precisión”.

“Los tiraba fuerte, apuntando a un palo y la pelota entrada milimétricamente a centímetros del palo, a la red lateral. Todavía recuerdo cómo se paraba: tres pasos a la derecha, se acomodaba, ensayaba una especie de rodeo y… ¡zas!. A buscarla adentro. Una pegada sublime”.

Lée también La inesperada suma millonaria al Millonario, ¿que compromisos deberá saldar?

Para cerrar, dijo, “Labruna ya era mayor, se había retirado hace varios años, ¡y me estaba pateando a mí, un pibe en pleno esplendor con sus zapatillas ‘Flecha’! Primero me desafió y luego me ridiculizó. Ese día entendí por qué Labruna fue y será tan grande como marca histórica de River. Y creanmé que en esta anécdota no hay ni un cachito de exageración”, cerró el Pato.

Si querés seguir manteniéndote informado con noticias de River Plate, seguinos en nuestras redes sociales (Twitter y Facebook), suscribite a nuestro Canal de Telegram o a Google News.